Perdía las esperanzas

Perdía las esperanzas y encontré mi alma gemela…no es algo mío y si de una de mis clientas.

Me vino a ver muy angustiada, aburrida, confundida por una relación que había terminado o que a veces terminaba y otras no…

Estuvimos haciendo algunos ejercicios y ella fue tomando consciencia, siendo súper disciplinada y al poco tiempo cortó esa relación elástica, conoció a alguien que le encantó y… no pasó nada…

El tiempo todo lo cura, pasaron unos meses y esa persona maravillosa y encantadora volvió a aparecer en su vida y ahora si que tomaba la oportunidad.

Su alma gemela, su pareja ideal, el amor que le pertenece por derecho divino estaba allí a su lado como un pez, resbaladizo a veces…jajaja

Seguimos ejercitando el amor, amor en todo y por todos.

Lo importante era que se encontrará con lo ella buscaba porque también la buscaba. No sabíamos si era esa persona, pero si sabíamos que íbamos por el camino hacia lo que deseaba.

Durante el proceso de transformación no todo fue felicidad, también hubo ansiedad, desesperación y desanimo.

Recuerda que el AMOR ya es tuyo.

Hoy está casada….SI, con ese pez que ahora es con quien comparte su felicidad.

Encontrarnos con el amor es ir profundo en nosotr@s, bucear en nuestro amor, amarnos para ser amad@s y compartir la dicha de sentirnos unid@s a todo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.